El sector de las casas prefabricadas comienza a asentarse en España

En países como Reino Unido, Alemania y, sobre todo, en los nórdicos, las casas prefabricadas están cada vez más (valga la expresión) asentadas, favorecidas por una de sus ventajas, la de menor tiempo de construcción, en climas más extremos que el nuestro. También llamadas industriales, abarcan un amplio surtido de soluciones, desde las grandes instalaciones de hormigón o acero («steel framing»), a las de madera o las móviles, pasando por las construidas a partir de contenedores, sea para uso unifamiliar, residencial, para oficinas, edificios públicos, etc.

Como señala Javier Méndez, director del Gabinete Técnico del Colegio de Aparejadores de Madrid, esta modalidad de construcción debe estar sujeta, por supuesto, a normativa: «Salvo aquellas construcciones de escasa entidad constructiva y sencillez técnica que no tengan carácter residencial ni público, el resto deben satisfacer los requisitos de funcionalidad, seguridad y habitabilidad definidos en la Ley de ordenación de la edificación. El código técnico establece las exigencias de calidad que han de cumplir las edificaciones para satisfacer los requisitos básicos».

Si se habla de seguridad, aspectos como el cumplimiento del Real Decreto 1247/2008, de 18 de Julio (Instrucción de hormigón estructural, EHE-08), para asegurar que el proyecto, ejecución y supervisión de las estructuras garanticen la seguridad, son fundamentales en el caso de la construcción con hormigón. Y de toma de tierra y pararrayos en el caso del hierro y acero, además del ajuste a normativa en la actuación de «cota cero» hacia abajo.

Cuestión de tiempo

En el caso de España, se encuentra en la rampa de lanzamiento: no hay mercado de segunda mano desarrollado y no aparecen, de momento, inscritas como tales en el Registro de la Propiedad (desde esta institución señalan que pueden inscribirse si quieren los interesados y, obligatoriamente, si se compran con una hipoteca). En todo caso, las viviendas cumplen la normativa: «Igual que las convencionales: Ley de Ordenación de la Edificicación, código técnico, normativas municipales, licencia de obra, etc».